Andaltec
Copyright Andaltec
Clasificación de los plásticos | Andaltec
Andaltec es un centro tecnológico especializado en sistemas de iluminación para automoción, plásticos en contacto con alimentos, prototipado y materiales.
plástico, iluminación, automoción, automóvil, envase, alimentario, ensayo, migración, enac, prototipo, ingeniería, faro, proyector, piloto, material, polímero, pintura, impresión, 3d, simulación, óptica, robot, formación, cad, proyecto, centro, tecnológico, innovación, martos, andalucía, I D I, led
26722
post-template-default,single,single-post,postid-26722,single-format-standard,bridge-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
 

Clasificación de los plásticos

Clasificación de los plásticos

Entre los diferentes criterios que existen para clasificar los plásticos, uno de los más interesantes es en función de la estructura/morfología de sus moléculas, ya que a partir de este concepto, se puede comprender mucho mejor el por qué de las propiedades de algunos plásticos.
Los polímeros pueden ser considerados como macro moléculas con una estructura similar a largos hilos, con un mayor o menor número de ramificaciones (dependiendo del polímero), que tienen la capacidad de moverse en estado fundido y al enfriarse adquirir una determinada configuración bien completamente desordenada (estructura Amorfa) o parcialmente ordenada (estructura Semicristalina), tal como muestra el dibujo.

Con este artículo sólo haremos un esbozo para que el lector se anime a profundizar más por sí mismo, y para su mejor comprensión, vamos a exponer los casos más extremos, aunque la realidad es que no existen términos absolutos ya que el polímero de estructura más lineal, siempre tiene alguna ramificación y el más ramificado también tiene tramos lineales. Esta cuestión relativa, unido al uso de aditivos, hace que existan un elevado número de plásticos en el mercado.
En referencia a los polímeros con una estructura AMORFA, estos se caracterizan por tener una distribución de “hilos” desordenada y caótica que provoca, que una vez solidificado el polímero por enfriamiento, la pieza adquiera una geometría estable donde, se coarta la libertad de movimiento de las cadenas del polímero. De la misma manera, el coeficiente de contracción postmoldeo es bajo, por lo que este tipo de materiales pueden ser usados en piezas de precisión. Sus prestaciones mecánicas son muy buenas, resisten bien a la deformación bajo tensión (mejoran aún más si están reforzados con fibras) y son traslúcidos o/y transparentes (propiedad que induce a error, pero recordemos que el vidrio también es un material amorfo y es transparente, ya que no hay redes cristalinas que difracten la luz). Además, estos materiales se caracterizan por no tener un punto de fusión bien definido ya que, las moléculas van relajando gradualmente su tensión con el calentamiento. Son frágiles y quebradizos, y poco resistentes a agentes químicos y sensibles a tensiones internas, provocadas como consecuencia de “estar la moléculas obligadas” a mantener una configuración “incómoda”. Para su inyección se requiere un tiempo de mantenimiento de la presión bajo y un tiempo de enfriamiento alto. En este grupo de polímeros están los Policarbonatos (cristales de los faros), Polimetacrilatos (cajas de bombones), PV (film) … entre otros (ABS, SAN, PS, PES, CA…).
Por otro lado los polímeros con una estructura SEMICRISTALINA se caracterizan por tener un “ordenamiento parcial” de las moléculas. Este tipo de materiales mantienen su estado sólido mientras se le aporta calor hasta alcanzar la temperatura donde se “rompen” los cristales que es la temperatura donde comienza la transición vítrea, sin que exista fase plástica (hecho a tener en cuenta en el proceso de inyección además, este tipo de materiales se caracterizan por difractar la luz, de modo que son opacos o como mucho traslúcidos. La resistencia a agentes químicos es buena y el ordenamiento de las moléculas al formar cristales, hace que las piezas se deformen, de modo que, según la orientación de los cristales, la contracción puede ser distinta dependiendo de la dirección del ordenamiento de los cristales. Su inyección requiere de un tiempo de mantenimiento de la presión alto y un tiempo de enfriamiento bajo. Algunos ejemplos de este tipo de polímeros, son el Polipropileno (paragolpes), Poliamida (Nylon), Polietileno (envases de champú)… entre otros (POM, PET, PBT…).

José López Moral
Procesos de transformación