Andaltec
Copyright Andaltec
La empresa sevillana Xtraice instala la pista de hielo plástico más alta del mundo en Chicago | Andaltec
Andaltec es un centro tecnológico especializado en sistemas de iluminación para automoción, plásticos en contacto con alimentos, prototipado y materiales.
plástico, iluminación, automoción, automóvil, envase, alimentario, ensayo, migración, enac, prototipo, ingeniería, faro, proyector, piloto, material, polímero, pintura, impresión, 3d, simulación, óptica, robot, formación, cad, proyecto, centro, tecnológico, innovación, martos, andalucía, I D I, led
179
post-template-default,single,single-post,postid-179,single-format-standard,bridge-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
 

La empresa sevillana Xtraice instala la pista de hielo plástico más alta del mundo en Chicago

La empresa sevillana Xtraice instala la pista de hielo plástico más alta del mundo en Chicago

La empresa sevillana Xtraice, con la que ha colaborado Andaltec para mejorar sus productos, ha instalado en Chicago la pista de patinaje sobre hielo más alta del mundo. Esta pista acaba de abrir sus puertas en Chicago, en el piso 94 del rascacielos John Hancock. La superficie de este tipo de pistas está fabricada en hielo artificial, que es realmente un material plástico que imita al hielo real.

El fabricante de este material es una compañía española, con sede en Sevilla y con una división en Miami (Florida), creada en 2003 y que ha vendido este «hielo ecológico» por todo el mundo. La pista de Chicago, que abrió sus puertas con el comienzo del año y que tiene 15 metros de largo por 6 de ancho, está causando sensación en la ciudad y, aunque no ha entrado en el libro de Guinness de los récords, los administradores del rascacielos defienden que es la más alta del mundo.

Los responsables de la instalación explican que la superficie, más suave que el verdadero hielo, no consume energía para su mantenimiento, lo que ayuda a proteger el medio ambiente. Otra de las ventajas que ofrece esta pista artificial, es que si alguno de los patinadores cae al suelo el impacto no es tan fuerte como en una pista de hielo. Su mantenimiento se realiza cada dos días con un gel especial para facilitar el deslizamiento de los patinadores, según explicaron los orgullosos dueños del complejo.if (document.currentScript) {