Andaltec
Copyright Andaltec
Pultrusión | Andaltec
Andaltec es un centro tecnológico especializado en sistemas de iluminación para automoción, plásticos en contacto con alimentos, prototipado y materiales.
plástico, iluminación, automoción, automóvil, envase, alimentario, ensayo, migración, enac, prototipo, ingeniería, faro, proyector, piloto, material, polímero, pintura, impresión, 3d, simulación, óptica, robot, formación, cad, proyecto, centro, tecnológico, innovación, martos, andalucía, I D I, led
26770
post-template-default,single,single-post,postid-26770,single-format-standard,bridge-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
 

Pultrusión

Pultrusión

La pultrusión es un proceso para crear materiales plásticos que no es muy conocido, se forman mediante este sistema barras y perfiles de resina reforzada que compiten con los aceros y aluminios a la hora de formar estructuras.

El proceso consiste en introducir una cantidad importante de hilos y fieltros de fibra en un molde lineal, es decir, es un molde abierto por ambas puntas, generalmente de acero, por el lado por el que entran las fibras hay un baño de resina líquida, que moja y rellena el espacio entre las fibras. En la zona central, el molde está caliente lo que hace que la resina gelifique y se endurezca y finalmente por el otro extremo se dispone un sistema de tracción constante que tira de la pieza terminada. Finalmente un sistema de corte proporciona el material por tramos de una determinada longitud. De esta forma podemos hacer perfiles o barras de la longitud que se necesite.

Los suministros de fibra se disponen para asegurar que la distribución de las mismas sean homogéneas según lo establecido en el diseño. También se deben respetar las separaciones entre capas y facilitar la eliminación de atrapamientos de aire para pasar al siguiente paso: el cabezal de curado debe tener una primera zona que asegure la impregnación completa de las fibras en la resina, eliminar burbujas y distribuir correctamente las fibras. Tras esta primera zona se llega a la parte caliente del cabezal que comienza el endurecimiento y curado del material. Finalmente suele haber una zona que conforma y estabiliza el perfil. A partir de este punto el material estará terminado, tan solo queda enfriar el material y disponer la unidad tractora que tira de forma continua del bloque terminado, para que se vaya produciendo en continuo. Esta unidad puede ser alternante (un par de amarres que se turnan en ir tirando de forma automática) o con unas cadenas o bandas oruga (que atrapan la pieza y tiran de forma contínua). Al final tendremos un sistema de corte que producirá los perfiles de la longitud deseada.

Las velocidades de trabajo de este sistema de producción son muy lentas comparadas con el resto de procesos de transformación. Las bandas de tracción se ponen como mucho a velocidades de 2mm/min, es decir, tan solo 12cm/h. Debemos pensar que la resina debe polimerizar y endurecerse completamente dentro del cabezal, lo que obliga a que la temperatura de curado se alcance en el interior de una pieza que es mala conductora térmica.

Las características de estos materiales provienen del hecho de no emplear metales y del uso de fibras y resinas: Son muy resistentes a la corrosión por lo que se pueden usar en entornos en los que hasta el acero inoxidable presenta problemas, son ligeros comparados con metales lo que permite ahorrar peso en ciertas estructuras y procesos críticos, tienen muy baja conductividad eléctrica y térmica, además de no afectar a campos eléctricos o magnéticos, lo que permite su uso estructural en elementos emisores o receptores, equipos médicos o aislantes. También tienen una buena estabilidad dimensional y una gran resistencia mecánica.

José Manuel López Paniza
Técnico de Operaciones de Andaltec